EL CONCIERTO

20 abril, 2011


Para Carlos Augusto

(febrero de 2011)

CARTA PARA EL PADRE DE MIS HIJAS

In Memoriam


Ayer se cumplieron nueve meses de tu partida y aun no me acostumbro a la certeza de tu ausencia definitiva, es por eso que a menudo te invito para contarte cosas, para compartir de todo aquello que siempre fue material de nuestra comunicación y motivo de alegrarnos o entristecernos juntos.

Porque el divorcio, hace un cuarto de siglo, no fue razón para truncar ese río de emociones solidarias que nos permitieron vivir al unísono el afecto por nuestras hijas, el gusto por la naturaleza, la música, las letras, en fin todo aquello que comprendía el amor, la belleza y el arte.

Y la gente común se sorprendía de nuestra relación porque el que se divorcia ¡se divorcia! Y no podían entender cómo era que hacíamos mercado juntos, (cada uno el suyo) y cómo era que asistíamos a conciertos, películas, galerías, conferencias y ágapes; mucho más cuando tuvimos parejas a quienes les exigimos respeto y cordialidad para los ex cónyugues, nuestros amigos entrañables.

Y entonces surgieron opiniones acerca de que lo nuestro no era amistad sino una enfermiza dependencia gracias a un cordón umbilical aun sin cortar. Pero nosotros ajenos e impermeables a todo chisme e interpretación psicológica, desafiamos la crítica convencidos de que la gente no perdona que alguien asuma comportamientos inusuales y que no traduzca ningún complejo ni vergüenza por ello.

Por eso con el mayor desparpajo te estoy hablando y escribiendo desde que te fuiste porque si la realidad te impone separación y dolor, yo creo que bien puede uno acudir a remedios insólitos si ellos te alivian las ausencias. A medida que te cuento y te hablo puedo asegurar que oigo tus respuestas, y es que quizás muy pocos han tenido la oportunidad de conocerse tanto como nosotros, y no sólo por el matrimonio sino justamente por haber prolongado nuestra comunicación después de roto el vínculo, ya que seguramente fuimos más sinceros al liberarnos de la preocupación de mantener el prestigio del uno frente al otro, situación que tantas veces nos resta autenticidad.

Y pienso que te hablo y te escribo, es decir me comunico contigo porque el hacerlo significa de alguna manera esconder tras un velo la pérdida de un lazo excepcional que aunaba confianza, consideración, solidaridad, respeto, ayuda e inquietudes comunes que nos permitieron una comunión de gran riqueza en todo lo que llevamos a cabo juntos, y ¿cómo no reconocer en todo esto la existencia del amor aunque tomáramos distintas veredas, si éstas respetaban los sentimientos que manteníamos?

Y hoy te escribo para relatarte una experiencia que justamente avivó la inconformidad de tu ausencia al no poder compartirla contigo. Por eso paso a contarte:

Fui al cine a ver “El Concierto”, una película francesa de una exquisita singularidad, sobre una historia plena de emoción cuyo tema se entrelaza apasionadamente al Concierto para Violín y Orquesta de Tchaikovsky: ¡nada menos que tu concierto preferido! y que escuché esta vez con mucha más admiración y bajo un torrente de lágrimas que me inundaron de nostalgia, sin poder evitar el regreso de tantas imágenes, de tantas momentos vividos con aquel fondo musical que mil veces acompañó nuestros días con la repetición de sus notas sublimes, pues tú podías estar sumergido entre las páginas de Platón o de Kant, o cortando la melena del sauce llorón, pero la música en 33 revoluciones no callaba, girando como fiel compañera del oficio del filósofo y.de la faena del jardinero, ambos sembradores de ilusiones y de vida. Por eso te esmerabas en comprar las interpretaciones de distintas orquestas, solistas y directores, para afinar tu deleite haciendo comparaciones. Y no hubo evento que presentara ese concierto en que no estuviéramos presentes, por eso el Teresa Carreño y el Aula Magna nos acogieron en tardes de sábado o en mañas de domingo multitudes de veces, y en New York, tu ciudad exultante y en Venecia, tu espacio mágico, fueron lugares donde se nos dio el milagro de las coincidencias, para encontrar en ellos, justo en nuestra permanencia, la oportunidad de escuchar los excelsos acordes.

Ahora que las horas de tertulia familiar acusan el vacío que dejaste, disfruto con nuestras hijas del bosque plantado por ti, y sentada bajo su sombra aspiro el perfume de tus emocionadas utopías, tus sueños que yacen esparcidos por doquier y que se mezclan con las notas apasionadas de un violín que un CD, reproduce para nosotras.

Eleonora 






Sinopsis para Editorial Planteta, 1996.

Un país, una sociedad y allí la voz de una mujer.

Aparición, la protagonista de este relato, quiere escribir, aspira dibujar a una mujer histórica, valga decir, concreta en el espacio y en el tiempo, quiere retratarla. Y esa misión que nace como reto vital, la enfrenta a los episodios de un país que ella puede percibir solamente con los ojos de una clase que se extingue y de una familia que está condenada a perder la senda, a diluirse dentro de la vorágine del cambio que todo lo asemeja con su rasero igualador. Por eso escribe, “Una mujer ha nacido, como crisálida se desprende hacia el encuentro de una nueva identidad, debe enfrentarse a sus ancestros, quienes han grabado en su espíritu la huella de cien años de ritos y poesías, memorias y modos de vivir que la dibujan y la moldean  para un mundo que ha ido muriendo.

Entonces se internará en el espacio de los secretos al reconocer en sí misma los rastros de los actores del pasado que resucitan como testimonio de las generaciones desaparecidas, ocultas sólo a medias, despiertas en la oscuridad.

La lucha vital la lleva a ese encaramiento, porque el orden consagrado hoy, intenta olvidar las raíces, “Tiene que sobrevivir de espaldas y de frente, recibiendo un legado de modelos que no engranan, a veces debe ignorarlos, o en ocasiones los esconde y entretanto inventa nuevos juegos”, Y el reto será ¿cómo hacer un camino propio? ¿cómo compaginar ese bagaje vivo y palpitante que se resiste a morir dentro de sí, con los halagos de una nueva era que abre rumbos insólitos para su realización de mujer?

“Vuela la mariposa hacia la segunda mitad del siglo XX desde un híbrido subdesarrollo simulador de los patrones foráneos, ídolos que se reverencian con fervor, útiles parabanes  que encubren los oscuros orígenes tercermundistas. Tímida receptrora de mensajes civilizados quiere aprender y crear, le repugna la mera imitación, quiere ser.  Esa nueva mujer se incuba al calor de las contradicciones y teinta años después empieza a despuntar con una nueva personalidad. Mágica, sorprendente, irrumpe como una aparición”.

Aparición, su nombre, nacido del azar y de la hechicería compañera inseparable de toda mujer, irá marcando la ruta de un viaje intrincado en busca de la liberación del mundo de lo ajeno, de todo aquello que no puede reconocer en el camino hacia su autenticidad. Sendero sembrado de alucinaciones que se mezclan arbitrariamente con la realidad, travesía que recorre de la mano de compañeros espectrales en pos del amor y de un oficio que la consagre en el encuentro de su propia identidad. Y en ése, su pequeño gran mundo, cohabitan la nostalgia por los amores heróicos de los cuentos de hadas y de las leyendas, junto a la rebeldía contra el varón tramposo quien la defrauda protegido por una cultura milenaria, inmóvil para legitimar la mentira cruel que destroza sus sueños. Y es un viaje doloroso que la conduce al castigo y a la soledad por haber sido una ilusa pescadora de estrellas en un mundo donde los valores se materializan a través de la tenencia de infinitos corotos y en el culto al poder sustentado en la parafernalia y en la picardía.

Y Aparición se mueve en un escenario dialéctico, el que ella misma ha creado con ensoñaciones y escrúpulos, sobre un telón de fondo teñido de convulsiones, el desgarramiento del país que perdió el rumbo. Y debe librar un reacio combate para no sucumbir frente a la ciega adaptación, para no claudicar ante los clichés y los modelos coercitivos aplastantes, inclementes frente a toda singularidad . Y en esa lid ha de revalorar su condición, ha de salvar a la mujer de eternas cualidades, su sensibilidad, su innegable valor y su entrega a seductoras magias.

Y la historia, llena de paradojas, culminará con el rescate de la paz en el reencuentro con aquellos que se marcharon de este mundo con los ojos incendiados por los sueños utópicos. La única salida será lo insólito de construir una respuesta única, aquella surgida del dolor y de la lucha por encontrar lo auténtico, por descubrir su verdad en contra de falsos esplendores y de los designios disolventes de su propia personalidad.

EL REENCUENTRO

16 abril, 2011


ENSAYO TEATRAL

(El Reencuentro)




 Elenco .

Princesa Valiente

Heliotropa





Epoca , año 2000.

 

ACTO PRIMERO

 ESCENA I

Una salita,  en ella de pie mirando por la ventana, una joven. Se  abre la puerta y da paso a una señora de la tercera edad vistiendo traje de chaqueta con piel en el cuello, y sombrero de fieltro con un nido donde puede empollar cualquier ave.

Ambas se enfrentan y la señora tirando la maleta al suelo y con tono histriónico, se lanza sobre la aturdida muchacha,

-¡Hija de mi corazón!¡Tormento de mis días! ¡Luz escondida durante tanto tiempo¡ Mi Princesa Valiente

La joven toma distancia y responde:

-¿Escondida yo? Si la que te esfumaste fuíste tú, ¡desapareciste de la mañana para la tarde sin previo aviso, y sin dejar ni una nota de explicación¡

-¡Pero hija! Todo fue un malentendido, yo dije : -¡Hasta pronto!- Y ustedes por estar zambullidas  en los aparaticos enemigos del intercambio familiar,  no copiaron el mensaje.

-¡Mamá tuvimos que denunciar a la policía tu desaparición! No fue sino seis meses después que supimos que morabas en un caserío francés, ¡y qué volviendo a la “vida bucólica y primitiva con Rousseau”,  con la reina María Antonieta rodeada de ovejas, en el Petite Trianon, y saneando tu alma adolorida por ¡los tormentos del amor despechado.¡

Le Petit Trianon


¿Y es que acaso no fueron testigos del desconsiderado abandono en que me dejó tu papá? ¡Ése sí que no me explicó nada!-

Saca un pañuelo de encaje para secarse una lágrima que le chorrea por la mejilla y se deja caer en una poltrona que acusa un ruido de resortes vencidos. De pronto arruga el pañuelo y lo lanza con violencia al suelo.

_¡¿Y los gatos? ¿sobrevivieron?! No los veo, no los oigo, no los huelo!

-Bueno, digamos que sí, pero de que costó que permanecieran con vida, es una verdad irrefutable. Según les diagnosticó el “ENCANTADOR DE GATOS” (consultas telefónicas a Madrid, España), el “síndrome del nido vacío” los estaba matando, pasaron casi tres meses sin dormir y sin comer. Afortunadamente salió un nuevo alimento para felinos, una verdadera golosina y parece que con ingredientes espirituosos que los pusieron a bailar de la mañana a la noche, hora en que lloraban maullando sin cesar a la puerta de tu cuarto. Pero ¡OH! Feliz casualidad me encontré con Nilba, ¿TE ACUERDAS? La profesora de manualidades del colegio (muñeca Aquiles Nazoa) quien con sus manos maravillosas nos confeccionó una muñeca tamaño natural, siguiendo una foto tuya, y la vestíamos cada noche con tus pijamas de lanilla que trajiste de Inglaterra. Parece que guardaban tu aroma porque allí, al lado de la muñeca, se acunaban los tres y ¡noches felices! Hasta hoy. Ahora, prepárate, pues han perdido la línea y han engordado yo diría que exageradamente.

Sale de la habitación y regresa con un gato monstruoso en los brazos.

(Nota: se adjunta foto para buscar uno parecido o mandarlo a hacer por Nilba a fin de que aparezca en escena).)

-Mamá¡¡¡¡¡¡ ¿qué te pasa, qué tienes? Reacciona.

Heliotropa ha caído largo a largo en el sofá, aparentemente ha perdido el sentido, y respira con dificultad.

Princesa Valiente, empieza a dar voces pidiendo auxilio, nadie acude, busca un abanico y un vaso de agua, le lanza el líquido a la cara y la abanica. Heliotropa va reaccionando pero suspira y comienza a llorar: 

-¡¿Cómo es posible?¡ ¡Me malograron a los mininos! ¿fue acaso una venganza? No es justo que hayan pagado unas criaturas inocentes por mi pecado de abandono¡¡¡¡¡

-Me parece que debías empezar a explicar tu conducta tan desconsiderada que raya en la de una madrasta o de una bruja, antes de la que corresponde a una madre, rol del cual siempre te ufanaste, poniéndote de ejemplo.

-Pero Princesita Valiente ¿qué te ha sucedido? Tan asidua a tu mamá, tan comprensiva, ¿cómo es que ahora me atropellas? ¿Qué me fui a recuperar de los golpes recibidos? ¿Qué caí en brazos de Rousseau cautivada por su filosofía pastoril, basada en la bondad humana; que fui en busca de amigas a “lo María Antonieta” para vivir con ellas el recate de las virtudes de la Reina que tan cruelmente fue ejecutada, sin tomar en cuenta su arrepentimiento y el desecho del lujo después que se entregó a la vida campesina , cultivando, pastoreando…….(Continuará).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Entrevista al Dr. Jorge Carvajal 
Médico Cirujano de la UNIVERSIDAD DE ANDALUCÍA – ESPAÑA 
Pionero de la Medicina Bioenergética
 

Marzo 10, 2009 




¿Qué enferma primero, el cuerpo o el alma? 
El alma no puede enfermar, porque es lo que hay perfecto en ti, el alma evoluciona, aprende.

En realidad, buena parte de las enfermedades son todo lo contrario:son la resistencia del cuerpo emocional y mental al alma.Cuando nuestra personalidad se resiste al designio del alma es cuando enfermamos.

 

La Salud y Las Emociones 


¿Hay emociones perjudiciales para la salud? ¿Cuáles son las que más nos perjudican?


Un 70 por ciento de las enfermedades
 del ser humano vienen del campo de conciencia emocional.
Las enfermedades muchas veces proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas
El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad
, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.

 

¿Nos hacemos los fuertes y descuidamos nuestra salud? De héroes están llenos los cementerios. Te tienes que cuidar. Tienes tus límites, no vayas más allá. Tienes que reconocer cuáles son tus límites y superarlos porque si no los reconoces, vas a destruir tu cuerpo.

¿Cómo nos afecta la ira? 



La ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo. Pero cuando la ira se vuelve irritabilidadagresividadresentimientoodiose vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico.



¿La alegría por el contrario nos ayuda a estar sanos?
La alegría
 es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas,porque no es contraria a ninguna otra. Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas. La alegría con miedo nos lleva a contextualizar el miedo y a no darle tanta importancia.


¿La alegría suaviza el ánimo? 

Sí, la alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente. 

¿Y la tristeza? 



La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno. Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos negativas cuando las reprimimos.

¿Es mejor aceptar esas emociones que consideramos negativas como parte de uno mismo? 

Como parte para transformarlas, es decir, cuando se aceptanfluyen, y ya no se estancan, y se pueden transmutar. Tenemos que canalizarlas para que lleguen desde el corazón hasta la cabeza.
¡Qué difícil! Sí, es muy difícil. Realmente las emociones básicas son elamor y el temor (que es ausencia de amor), así que todo lo que existe es amor, por exceso o defecto. Constructivo o destructivo.Porque también existe el amor que se aferra, el amor que sobreprotege, el amor tóxico, destructivo. 

¿Cómo prevenir la enfermedad? 
Somos creadores
, así que yo creo que la mejor forma es creando salud. Y si creamos salud no tendremos ni que prevenir la enfermedad ni que atacarla, porque seremos salud.

¿ Y si aparece la enfermedad? 

Pues tendremos que aceptarla porque somos humanos. También enfermó Krishnamurti de un cáncer de páncreas y no era nadie que llevara una vida desordenada. Mucha gente muy valiosa espiritualmente ha enfermado. Debemos explicarlo para aquellos que creen que enfermar es fracasar. El fracaso y el éxito son dos maestros, pero nada más. Y cuando tú eres el aprendiz, tienes queaceptar e incorporar la lección de la enfermedad en tu vida. Cada vez más personas sufren ansiedad. La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire. Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones. Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.


¿Y qué podemos hacer para liberarnos de esa angustia? 

La angustia no pasa comiendo chocolate, o con más calorías, o buscando un príncipe azul afuera. 
La angustia se pasa cuando entras en tu interior
, te aceptas como eres y te reconcilias contigo mismo.  La angustia viene de que no somos lo que queremos ser, pero tampoco lo que somos, entonces estamos en el “debería ser”, y no somos ni lo uno ni lo otro.
El estrés es otro de los males de nuestra época. El estrés viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar. Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie.

El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico.  Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de conciencia.

¿Qué nos recomendaría para sentirnos mejor con nosotros mismos?

 

La soledad. Estar con uno mismo cada día es maravilloso. Estar 20 minutos con uno mismo es el comienzo de la meditación; es tender un puente hacia la verdadera salud; es acceder al altar interior, al ser interior.

Mi recomendación es que la gente ponga su despertador 20 minutos antes para no robarle tiempo a sus ocupaciones. Si dedicas, no el tiempo que te sobra, sino esos primeros minutos de la mañana, cuando estás fresco y descansado, a meditar, esa pausa te va a recargar, porque en la pausa habita el potencial del alma. 

¿Qué es para usted la felicidad?
Es la esencia de la vida. Es el sentido mismo de la vida, encarnamos (de encarnación), para ser felices, no para otra cosa. Pero la felicidad no es placeres integridad.  Cuando todos los sentidos se consagran al ser, podemos ser felices.  Somos felices cuando creemos en nosotros, cuando confiamos en nosotros, cuando nos encomendamos transpersonalmente a un nivel que trasciende el pequeño yo o el pequeño ego.  Somos felices cuando tenemos un sentido que va más allá de la vida cotidiana, cuando no aplazamos la vida, cuando no nos desplazamos a nosotros mismos, cuando estamos en paz y a salvo con la vida y con nuestra conciencia.



Vivir el Presente 
¿Es importante vivir en el presente? ¿Cómo lograrlo? 
Dejamos ir el pasado y no hipotecamos la vida a las expectativas de futuro cuando nos volcamos en el ser y no en el tener. Yo me digo que la felicidad tiene que ver con la realización, y ésta con la capacidad de habitar la realidad. Y vivir en realidad es salir del mundo de la confusión. 

¿Tan confundidos estamos, en su opinión? 

Tenemos tres ilusiones enormes que nos confunden. Primerocreemos que somos un cuerpo y no un alma, cuando el cuerpo es el instrumento de la vida y se acaba con la muerte. Segundo, creemos que el sentido de la vida es el placer;  pero a más placer no hay más felicidad, sino más dependencia.  Placer y felicidad no es lo mismo. Hay que consagrar el placer a la vida y no la vida al placer. La tercera ilusión es el poder; creemos tener el poder infinito de vivir.

¿Y qué necesitamos realmente para vivir?, ¿acaso el amor?
El amor
, tan traído y tan llevado, y tan calumniado, es una fuerza renovadora.
El amor es magnífico porque crea cohesión.  En el amor todo está vivo, como un río que se renueva a sí mismo.  En el amor siempre uno puede renovarse, porque todo lo ordena.  En el amor no hay usurpación, no hay desplazamiento, no hay miedo, no hay resentimiento, porque cuando tú te ordenas porque vives el amor, cada cosa ocupa su lugar, y entonces se restaura la armonía.  Ahora, desde la perspectiva humana, lo asimilamos con la debilidad, pero el amor no es débil.  Nos debilita cuando entendemos que alguien a quien amamos no nos ama.
Hay una gran confusión en nuestra cultura.  Creemos que sufrimos por amor, que nuestras catástrofes son por amor, pero no es por amor, es por enamoramiento, que es una variedad del apegoEso que llamamos habitualmente amor es una droga.  Igual que se depende de la cocaína, la marihuana o la morfina, también se depende del enamoramiento.  Es una muleta para apoyarse, en vez de llevar a alguien en mi corazón para liberarlo y liberarme.  El verdadero amor tiene una esencia fundamental que es la libertad, y siempre conduce a la libertad.  Pero a veces nos sentimos atados a un amor.  Si el amor conduce a la dependencia es eros. Eros es un fósforo, y cuando lo enciendes se te consume rápidamente, en dos minutos ya te quemas el dedo.  Hay muchos amores que son así, pura chispa.  Aunque esa chispa puede servir para encender el leño del verdadero amor.  Cuando el leño está encendido produce el fuego.  Ese es el amor impersonal, que produce luz y calor.

¿Puede darnos algún consejo para alcanzar el amor verdadero? 

Solamente la verdad.  Confía en la verdad;  no tienes que ser como la princesa de los sueños del otro, no tienes que ser ni más ni menos de lo que eres.  Tienes un derecho sagrado, que es el derecho a equivocarte;  tienes otro, que es el derecho a perdonarporque el error es tu maestro.  Ámate, sincérate y considérate.  Si tú no te quieres, no vas a encontrar a nadie que te pueda querer. El amor produce amor.  Si te amas, vas a encontrar el amor.  Si no, vacío. Pero nunca busques una migaja;  eso es indigno de ti.  La clave entonces es amarse a sí mismo, y al prójimo como a ti mismo.  Si no te amas a ti, no amas a Dios, ni a tu hijo, porque te estás apegando, estás condicionando al otro.  Acéptate como eres; lo que no aceptamos no lo podemos transformar, y la vida es una corriente de transformación permanente


ENFERMEDAD Y ESPIRITU

13 abril, 2011


En la puerta del consultorio de un terapeuta.




“La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma”

(Bach).

Presten atención en este cartel colocado en la puerta de un espacio terapéutico:

Muchas veces: El resfrío “chorrea” cuando el cuerpo no llora.

El dolor de garganta “tapona” cuando no es posible comunicar las aflicciones.

El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir

La diabetes invade cuando la soledad duele.

El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.

El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.

El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar.

La alergia aparece cuando el perfeccionismo está intolerable.

Las uñas quiebran cuando las defensas están amenazadas.

El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.

La presión sube cuando el miedo aprisiona

La fiebre calienta cuando las defensas explotan.

Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.

 

¿Y tus dolores callados?  ¿Cómo ellos hablan en tu cuerpo?

Pero cuidado… elegí qué hablar, con quién, donde, cuándo y cómo!!!

Los niños cuentan todo, para todos, a cualquier hora, de cualquier forma. Pasar un informe es ingenuidad. Elegí alguien que te pueda ayudar a organizar las ideas, armonizar las sensaciones y recuperar la alegría. Todos precisan saludablemente de un oyente interesado.

Psiquiatra

!!Pero todo depende, principalmente, de nuestro esfuerzo personal para hacer que sucedan mudanzas en nuestra vida!!!

Si yo vi más lejos, fue por estar de pié sobre hombros de gigantes.

Isaac Newton

Confesor

Confidente

 

 


ESPERANZA

12 abril, 2011



Caracas, 1928


Esperanza no puede conciliar el sueño, las emociones de la tarde han sido intensas y ahora su corazón sobresaltado la mantiene en vigilia.

Hace tres meses que conoció a Sebastián y desde ese día ha traspasado una puerta que la conduce a un nuevo mundo, su manera de ver las cosas y su forma de sentir han variado notablemente. No es un hombre de físico sobresaliente, flaco y un tanto desgarbado, pero sus ojos profundos y sus ojeras oscuras pintan en su mirada un extraño atractivo de cuyo misterio la muchacha no puede sustraerse. Su voz grave y la entonación de un discurso novedoso la sorprende hasta el estupor e imprime en ella la convicción de haber permanecido hasta ese momento al margen de la realidad que signa al país. Su conciencia no conoce sino de un Orden legítimo constituido para ser respetado, y de la intromisión de fascinerosos que atentan contra su sacralidad, por tanto son privados de la libertad y a veces hasta de la vida. Criada dentro de una familia conservadora, obediente a la tradición militar, no sintió en ningún momento que los pecadores podían ser los adeptos al régimen. Privada de una educación que fuera más allá de las enseñanzas del Colegio de las Hermanas para quienes todo aquello que se estaba batiendo en la contienda política clandestina, eran pensamientos “ilustrados y anticlericales”, establecían entonces prohibiciones muy estrictas sobre lecturas de la “historia europea”y sobre los movimientos “iluministas” previos a las revoluciones democráticas; así “las niñas bien” efectivamente estaban dentro de la campana de cristal de la ignorancia y los prejuicios.

Pero Esperanza a pesar de una aparente docilidad, consentía sentimientos de rebeldía que avivaban su curiosidad por aquello que le mantenían oculto y desde el día que conoció a Sebastián no ha podido apagar los presentimientos oscuros que él sembró en ella la tarde de su encuentro: la engañan, y en el país suceden cosas que se esconden o se visten con disfraces de legalidad.

Cuando le contó a su mamá acerca del conocimiento del muchacho, ésta no pudo disimular un gesto de preocupación:

_¡Mucho cuidado! ÉL es hijo de un General rebelde, y por lo que he sabido él está en la Universidad, luego no me extraña que ande por ahí en los zaperocos de los estudiantes.

Esperanza pierde el aliento, ¡claro que sí! Lo que él expresó en metáforas, ahora lo ve con claridad, él está comprometido en algo peligroso. Y para su propia desazón, ella siente que le cree y que lo apoya.

Pero no ha renunciado a verlo, por Anita su amiga sabe que él frecuenta su casa, entonces la complicidad de las dos muchachas logra que se encuentren y que suceda lo inevitable, la mutua atracción de los jóvenes crece y se enriquece en las citas, pero la última tarde la visita se interrumpe, una llamada de teléfono y él se despide azorado y con apuro, pero se atreve a tomarle las manos temblorosas y a depositar un breve beso en sus labios, con la voz entrecortada, le susurra,

_Debo esconderme, me están buscando.

Esperanza regresa a su casa desolada, se encierra en su cuarto, no quiere ver a nadie, atribulada de que le pregunten algo ¿acaso podrá mentir?.

Luego, una noche en vela atormentada por emociones contradictorias, no puede borrar el roce de los labios del joven, no sólo su boca tiembla, también todo su cuerpo ha despertado, nunca ha vivido tal intimidad con un hombre ¿y esta deliciosa turbación? Está confundida, ¿pecado? …pero está segura de que no renunciará a eso si vuelve la ocasión. Y…¿qué sucederá con Sebastián?

El desayuno con la familia es oportunidad para obtener información:

-¡Y estos muchachos locos se han expuesto hasta caer presos! ¿Cómo creyeron que blasfemando contra el gobierno iban a permanecer ilesos?-dice su padre.

Esperanza se estremece, a eso se debió la huída de Sebastián, no hay duda, y ahora ¿cuándo volverá a saber de él? ¿Estará en la cárcel? ¿O habrá sido seguro su escondite?

Y comienzan los días de angustia e incertidumbre, el silencio corre con pasos torturantes, Anita no sabe nada, pero la acompaña a la casa de una tía de Sebastián y allí la dama con aspavientos y pidiéndole discreción le cuenta:

-¡No mija, no cayó preso con los estudiantes! Sigue bien escondido, pero esperando unirse a su papá que viene alzado desde el interior, se va a la guerra. Te lo digo porque él me habló muy bien de ti y me inspiras confianza, ¡pero cuidado! ¡mucho cuidado con abrir la boca¡

Esperanza se marea, siente que su cabeza le da vueltas, a su lado se abre un abismo.

-¡Mija! Anita ayúdame, esta muchacha está perdiendo el sentido. ¡Camelia, Camelia! Prepárese un agua de azúcar con astillas de canela, pero volando, ¡Ya!

Esperanza regresa a su casa muda, finge un dolor de cabeza para esconderse en su cuarto y dar rienda suelta a su dolor entre sábanas y almohadas. ¡Qué luz se había encendido en su espíritu! ¡Su primer amor! Y qué precaria su existencia, porque ya ha tomado plena conciencia acerca del peligro que corren los que hacen la oposición al gobierno, pero además, la tía Virginia le ha hablado muy claro: -¡Se va a la guerra!- siente escalofríos, su piel arde, sin duda tiene fiebre.

Al pasar de los días las primeras noticias: ha ocurrido un combate, las tropas del General han salido victoriosas en Guanare, pero….la coalición de los otros grupos rebeldes no se consolida para el momento culminante ¡los han dejado solos! Los otros se han echado para atrás y los alzados son vencidos: con un mecate al cuello recorren las ciudades como viles facinerosos, hasta las cárceles que los recibirán durante años: El Castillo de Puerto Cabello y Las Tres Torres en Barquisimeto.

Esperanza está desolada, ya su familia sabe del recién nacido romance, la compadecen y no le dan esperanza.

-¡Pero hijita! ¿A quién se le ocurre? Fijarse en un estudiante y para colmo poeta y revolucionario, eso no tiene futuro.-Dice su madre.

Y su papá:

-Siempre dije que el romanticismo de esta niña no la llevaría a nada bueno.

Pero Esperanza se aferra al optimismo, a las plegarias y a las promesas. Todos los lunes se engalana con esmero para dirigirse a La Santa Capilla a cumplir un ritual: ha prometido al Cristo de Limpias visitarlo siete lunes seguidos en espera de que El le conceda la libertad de Sebastián.

Cepilla su larga melena negra y la recoge en la nuca con cintas, lazos o flores. Sus ojos negros esplendorosos no se dejan apagar por el miedo ni la tristeza, ella inyecta en ellos la luz de la esperanza y su cuerpo grácil vestido con muselina y seda, termina sobre dos bellas piernas sólo visibles después de sus rodillas. Una sombrilla y el carriel de cuentas rematan el atuendo.

Se comunica con la familia de Sebastián, su madre y sus hermanas, que se han instalado cerca del presidio para ayudar al prisionero hasta donde se les permita: el lavado de la ropa, alguna medicina, algún brebaje para aliviar las calenturas del paludismo que ha minado a muchos.

Y entonces un día recibe la noticia de que podrá escribirse con Sebastián: un curioso secreto, una estrategia inventada por la comunidad femenina que se ocupa del muchacho. Han comprado una pieza de fino algodón blanco y la dividen en tiras de diferentes anchos. Con lápices muy bien afilados escriben sobre ellas y a la vez envían tiras en blanco para que el prisionero pueda escribir. El equipaje epistolar viaja en los ruedos de los pantalones que se van a lavar, descosidos y vueltos a cerrar para el trayecto.

Y a Esperanza se le abre el mundo ¡cuánto tiene para decirle! Para hablarle de su transformación, de su corazón lacerado por el dolor de la separación y emocionado cuando siente a plenitud el amor que ha crecido hacia él.

Pero la comunicación se enriquece cuando él le escribe y ya, sin la timidez de las primeras citas, le confiesa abiertamente las emociones que su encuentro han causado en él. Y más, porque empieza a pedir que le copie fragmentos de novelas, de filosofía, párrafos en inglés y francés, y el significado de aquellas palabras que desconoce. Y para ella será el sumun de las misiones esta tarea cuyo resultado es interés y vida para él tan privado de luz y de ilusiones en su claustro, donde ha de esperar la noche para encender la vela y entregarse a su tarea de lectura sobre la documentación que va recibiendo de quien amorosamente se esmera en copiar los textos salvadores para el prisionero cuyo más rico alimento será esa correspondencia. (Continuará)

 

NARRATIVA

 

 

 

RECETAS

12 abril, 2011


 

 

Para incorporar aromas y sabores del pasado, esta sección de recetas y menjunjes, para agradar al paladar, para curar malestares, y para regodear la memoria con estampas de nuestra infancia que aun prolongamos en el presente.

 


TORTA DE PAN ELE


4 TAZAS DE PEDACITOS DE PAN VIEJO

3 TAZAS DE LECHE

1 ½ TAZA DE AZUCAR.

¼ TAZA DE PAPELÓN RALLADO

3 HUEVOS

VAINILLA

PASAS

3 CUCHARADAS DE MANTEQUILLA

REMOJAS EL PAN VIEJO EN LA LECHE UN RATICO Y LO APLASTAS CON TENEDOR PARA QUE SE “ENCHUMBE” BIEN.

AGREGAS LOS HUEVOS PREVIAMENTE MEZCLADOS, EL AZUCAR Y EL PALELON REVOLVIENDO BIEN. LA CUCHARADA DE VAINILLA Y LAS TRES DE MANTEQUILLA, LAS PASAS, TERMINAS DE MEZCLAR TODO BIEN.

UNTAR CON MATEQUILLA UNA PIEZA DE HORNO, VOLCAR LA MEZCLA, HORNEAR A 350 G. UNA HORA Y MEDIA, INTRODUCIR CUCHILLO PARA COMPROBAR EL GRADO DE COCIIMIENTO.

PUDE BAÑARSE CON PAPELÓN DERRETIDO O NATILLA LIGERA, A LA HORA DE SERVIRSE.


LOS PROBLEMAS

11 abril, 2011


(Recibido por hotmail, sin firma)

Las únicas personas que conozco que no tienen problemas están en cementerios. Todo ser viviente pasa por dificultades. Así es la vida. Quizá no lo creas, pero, ¡es posible que la mayoría de tus problemas te resulten beneficiosos! Porque cuando se nos pone a prueba cobramos vida. Las exigencias físicas pueden fortalecernos. El esfuerzo mental y emocional puede volvernos tenaces y de carácter fuerte. Las pruebas espirituales pueden ayudarnos a tener fe, fuerza de carácter y fidelidad.

Dios no quiere que seamos plantas de invernadero, sino robles curtidos por tormentas; no dunas arrastradas por la menor ráfaga de viento, sino rocas graníticas que soporten las borrascas más feroces. Esta vida no es fácil: Tenemos un cuerpo frágil en relación con las agresiones externas posibles. Aunque nuestra mente es asombrosamente poderosa parece estar limitada por nuestros miedos, temores, aprehensiones e incredulidad, debido a nuestras experiencias pasadas y Dios puso Su Espíritu en nosotros pero nuestra carne conspira constantemente contra el discernimiento de Su Espíritu. Por esas razones la vida no es fácil.

Por supuesto que Dios tiene el poder para cambiar todo eso, pero este es su diseño porque la realidad que vivimos en esta vida no es tan real como nos parece. Es solo un ensayo y una prueba para poder acceder a la verdadera vida sobrenatural que viene después de esta.

¿Has visto lo estricto que es un entrenador con un atleta que va a una competencia difícil? ¿Has observado la disciplina que un sargento aplica a su pelotón cuando lo prepara para la guerra? Dios sabe lo difícil que es la vida y nos quiere preparar para lograr vencer, salir triunfantes y poder llegar a donde Él nos quiere tener.

Lógicamente, a nadie le gusta la adversidad que suele tomarnos por asalto y asestarnos golpes en nuestros puntos más vulnerables. Pero si tienes problemas, no te preocupes, di para tus adentros: ¡Otra oportunidad de superarme! Lo que con frecuencia nos parece absurdo e irracional, para Dios tiene mucho sentido. Él tiene un designio en cada dolor que nos manda o que permite en nuestra vida y podemos contar con que quiere que sea para nuestro provecho. Dios escribe derecho sobre renglones torcidos. De manera perfecta Sus planes siempre se cumplen.

La personalidad que tenemos y nuestro carácter es el resultado de las circunstancias y experiencias que hemos vivido. Sin problemas nos secamos, seríamos personas vacías y no soportaríamos las presiones de la vida. Recuerda que la presión transforma el carbón en diamante. De una cosa podemos tener certeza: para el hijo de Dios, todo dolor tiene significado; toda adversidad es provechosa. La falta de fe te engañará y analizar es vano; Dios sabe lo que hace, y todo lo hará. Pero también puedes tener seguridad de que en los momentos más difíciles velará por ti y te acompañará. (Anónimo)

ORACION

11 abril, 2011


Retiro espiritual (Abril 2011).

ORACIÓN I

Quiero Señor tu mano para iniciar una nueva ruta de superación donde el modelo de María, hoy descubierto,me oriente hacia mi realización de mujer, segura, autónoma, comprometida, creciendo día a día hacia un dar a los otros ,y donde trabajando por la valoración del “ser femenino” rescate su verdadera esencia en la capacidad de crear, de amar, de acompañar, de servir, de dar vida, y de iluminar espacios  y caminos.Pero contigo a mi lado Señor, que me conoces mejor que nadie y que me ayudas a sortear los baches y a cultivar la perseverancia.

Hoy siento anidarse en mí, la esperanza, y es que han ocurrido un hallazgo, se abre un nuevo horizonte donde me veo ejerciendo una acción que trasciende mi ámbito personal para encontrarme en comunión con los otros.

ORACION II


Se me abre un espacio inmediato para vivir contigo Señor: el día a día como tránsito hacia una vida de riqueza en cada minuto, labor, deber, para conmigo y para con los otros. No quiero pasar el tiempo sin imprimirle un sentido al quehacer diario: he de buscarle un significado a cada acción que entonces la ilumine y la engrandezca. Desde el cuidado del entorno material, de los animales, de las plantas, y de las relaciones con mis hermanos: vecinos, transeúntes, obreros, familia, amigos, hasta mis desplazamientos cotidianos y los de mi mente. A todo ello debo conferirle un carácter donde la presencia de mi Señor lo convierta en senda sagrada, camino de amor, mientras construyo “vida”. Y como María, con fe, con sencillez, con humildad, pero con la certidumbre de que estoy edificando “vida cristiana”, humanizando mi quehacer.

ORACION III

Señor, gracias por haber pasado por mi vida con amor y misericordia. No ha sido invisible tu paso porque yo encuentro tus huellas en mi historia y me siento privilegiada.-Me has dado el perdón y con ello la oportunidad de rehablitarme;-Me has dotado de reflexión y sensibilidad para comprender el mal de los otros-Me has asistido en el dolor y con ello he recibido consuelo-Me has regalado talentos que permiten hacedr de mi vida una obra que me rescata de los agujeros oscuros de mi alma;-Me has permitido sentir cómo en los momentos de alegría y de tristeza, necesito buscarte para pedir tu compañía y compartir contigo  ese todo.-Me has dotado de la claridad para  ver en tu presencia, tu cuidado, tu desvelo, tu ayuda, tu amor.

ORACIÓN IV

¡Señor! ¡háblame! Te escucho. Estoy frente a mis debilidades más vulnerables, ante mi cobarde fragilidad que me invita a huir ¿Cómo ejercer el compromiso? ¿Cómo encenderme con tu amor? Sin él no puedo.

Permíteme ejercitarme,  ayúdame a que la visión de tu ejemplo me empuje hacia la acción ¡dame las oportunidades! y que yo sea capaz de ver el momento y sentir en mí la llegada de las decisión.

AYÚDAME MI SEÑOR



UN REGALO PARA CASANDRA

7 abril, 2011


Mi amiga Casandra vive de acuerdo a un oscuro destino que, según ella, le fue dictado por voluntad divina obligándola a cambiar su nombre de pila. Taciturna y melindrosa suspira entre historias de llanto y desenlaces desdichados, y a ese ritmo compone grises predicciones cuya credibilidad pretende sustentar en teorías arbitrarias, a mi juicio, más cercanas al mito trágico que a la rigurosa reflexión. Casandra enfermó la noche del seis de diciembre después de escuchar los primeros resultados del evento electoral. A pesar de que se había esmerado en hacer vaticinios, quedó atónita cuando el radio y la televisión le devolvieron, en hechos cumplidos, su perorata de presagios . Han pasado los días y Casandra, incapaz de escuchar los buenos propósistos de los triunfadores y de visualizar síntomas prometedores en la conducta poilítica del electorado, no quiere abrir la puerta a la esperanza.

La vida continua y como diciembre es temporada de ofrendas y regocijo, me confundí entre los compradores de ilusiones a lo largo de las galerías donde se alinean opulentas vidrieras. En mi peregrinar intenté descubrir entre trapos, bisutería, música y libros, un presente para Casandra, algo que contribuyera a disipar, por un ratico, los nubarrones que se alojan en su cabeza y en su corazón. No obstante fracasé en adivinar cuál sería el bálsamo adecuado y cuando regresé con las manos vacías, resolvì enviarle un mensaje.

Querida Casandra: ningún momento más oportuno que la Navidad y el ocaso del año para replantear proyectos y revisar nuestra postura frente a las nuevas circunstancias; entonces es preciso desechar el pesimismo y la inercia, salir del enconchamiento y proveernos de la objetividad necesaria. El 6 de diciembre se abrió la posibilidad de un nuevo país ¿? Sí Casandra, no creas que yo soy chavista de última hora, (mucho menos de primera) , pero esa fecha y el proceso electoral nos están diciendoo muchas cosas que no debemos echar en saco roto. El país se ha expresado críticamente, y ya eso es un paso adelante patentizado en el certero golpe a la conducta de los partidos. Esto nos lleva a pensar que tal vez existe un terreno fértil donde embarnecer ola incipiente conciencia política hacia la organizacióon y fortalecimiento de una sociedad civil dispuesta a participar responsable y comprometidamente, en la construcción y en la defensa de la sociedad democrática por la que tanto hemos esperado. ¡Esperado! aquí está justamente el problema, tenemos cuatro décadas de espera, mas no de compromiso ni de trabajo, un votico cada cinco años, y una quejadera crónica. No obstante, si miráramos con atención, descubriríamos cómo se consolidan experiencias en diferentes terrenos nacionales donde los individuos, antes que observadores o jueces, han sido creadores de nuevas realidades. Entonces, debemos rescatar la esperanza sustituyendo la pasiva espera por el compromiso en acción; los espacios son infinitos, tanto como la suma de todos y caca uno de los que vamos ocupando en el desarrollo de nusstros proyectos, en ellos podemos sembrar inquietudes y trazar caminos transitables hacia las metas de equidad y eficiencia que aun debemos alcanzar. Amiga, trata de descubrir con ilusión lo que tu puedes hacer, y no esperes por lo que deben hacer los otros. mucho menos por milagros. Puede ser una ruta edificante, aquella que nos dé la posibilidad de dialogar, debatir, negociar, educar, en fin, aprender a vivir en democracia, aquella que se ejerce desde la misma cotidianeidad.

Aguardé inútilmente por la respuesta de Casandra y en vista de su silencio, me atreví a visitarla en vísperas de año nuevo. Lamentable sorpresa, desde una clínica de salud mental, donde alterna curas de sueño con delirios persecutorios, cumple con su trágica estrella: identificada con la leyenda se refugia en el templo después de la caída de Troya, así realiza a cabalidad el destino que ella misma eligió el día que se bautizó con el nombre de Casandra.

(Publicado en VERBIGRACIA, País especular, 9-01- 1999, EL UNIVERSAL)