SUEÑOS

(auxilios del alma)

Si acaso es verdad que soñar es algo intrascendente que se olvida antes de despertar, ¿cómo es posible que la palabra  “sueño” sugiera ilusiones, anhelos y esperanza,  universos fantásticos o bien catastróficos?

Yo me resisto a creer en aquella opinión porque yo disfruto o sufro intensamente el soñar aunque tenga que someterme luego a la frustración o al alivio, una vez roto el hilo onírico pleno de episodios estrafalarios, escenas fantasmagóricas, momentos ardientes, o de exitosas hazañas.

Ser otro, justo aquel que llena las virtudes de las que carecemos, que nos trasforma y nos lanza a una vida, ésa que nos hemos prohibido en la medida en que aceptamos las órdenes de los demás.

¡Cómo sufrimos en aquellos momentos en que el inconsciente nos empuja a enfrentar nuestros fantasmas y demonios que, agazapados, han aguardado para luego saltar dispuestos a estregarnos nuestras mentiras y disimulos que ensombrecen nuestra conciencia,

¡Cómo nos esmeramos en recuperar el sueño interrumpido, la historia truncada, la imagen disuelta¡ y a veces lo logramos, otras no, quedan sepultadas en un abismo vacío, inabordable.

Tengo que confesar que, a partir de mis sueños, algunas veces he conquistado la visión de una meta y de la imagen innovadora de una mujer capaz de alcanzarla;  he sentido una fuente de valor que al día siguiente me empuja con energía a desbaratar al miedo paralizante que me apoltrona en una silla de ruedas y me dona un par de muletas como limosna provisional.

Cuando tenemos temor de mirar en nuestra psique, obviamos que los sueños son herramientas útiles que nos dan pistas para comprender nuestro sentir y proceder.. A veces apenas llegamos a percibir imágenes que en apariencia no trasmiten nada: el ejercicio continuo de observación interior, unido a las claves que los sueños nos aportan, nos ayudarán a descifrar símbolos cargados de mensajes, luz a nuestra oscuridad  En la palabra de Jorge Luis Borges:

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

 

C