SINOPSIS

13 marzo, 2011


 

VOCES DE MUJER

 

Voces de Mujer..             

Todas las etnias

Los textos que en este trabajo voy runiendo pretenden conformar un todo cuyo contenido destaque la manifestaciones femeninas que revelen su esencia luchadora o sobreviviente frente a los diversos embates de la historia y la cultura, allí donde intentaremos penetrar tiempo y espacio para rescatar sus voces. Nos hemos inspirado en la historia colonial con la intención de ampliarlo posteriormente a los siglos siguientes.

Se exponen entonces las palaras de las mujeres pertenecientes a las castas que componen esa sociedad, ellas traducen las situación existencial que viven y el entornos material y humano donde están enclavadas.

Aparecen así las habitantes originales del país, las indias relatando su historia interrumpida por la conquista invasora que viola su constitución grupal, sus hábitos y sus costumbres. Las negras que arriban en 1600, como mano de obra esclava después de haber sido desarraigadas de sus tierras y a veces de sus familias, para contar el encuentro con un espacio donde el “amo” dispone de ellas para la producción y para sus necesidades de toda índole. Las blancas españolas, esposas o familiares de los conquistadores, casta superior que mantiene a las otras a sus servicio y que funda los hogares de la clase dominante que darán origen a los grupos criollos futuros emancipadores y fundadores de la república venezolana. Por eso también hablan en su momento las mujeres criollas, y en todo ese período (1500-1800) se matizan los parlamentos con la incursión de las voces de mestizas, mulatas, pardas, hijas de la mezcla entre las castas que no respetan a la hora de “los encuentros” las prohibiciones que castigan su convivencia.

Dado lo limitado del texto (20 p.) hemos tenido que ir seleccionando del esquema inicial, pero para un trabajo a posteriori pretendemos ampliarlo, inclusive abarcando el siglo XIX (la República) donde ya hemos incursionado.

El Duelo Origen de mi Viaje

 

DEPRESIÓN

Aislada en las sombras perdí contacto con el afuera, y la mirada interior me envolvió para asistir pasivamente a la contemplación de mi drama, sin más consuelo que mi morbosa complacencia en revolver una y otra vez los restos que se quedaron en mi memoria sólo para entristecerme.

Pero los milagros existen y un amanecer desperté con el murmullo de un caudaloso río de voces que me invitaban a ser escuchadas, un jolgorio que a veces armonioso, otras abigarrado, me seguía a todas partes, y presentí que debía detener mi caminata para atender a esos llamados, discriminar dentro del vocerío, desprender las palabras de esa espesa mezcla de párrafos confusos, y entonces al separarlas pude sentir la queja, el grito, el rezo, la invocación, el clamor, la súplica, el susurro amoroso, la palabra que acompaña, consuela y llena de esperanza; la del compromiso valiente, la del piadoso perdón, y entonces pude comprender el sentido oculto en cada una de las voces, voces de mujer brotando de su temperamento genuino. Me convierto así en la “buscadora de rastros”, y siento entonces cómo se entrelaza mi vida a esas vidas, mi voz a esas voces, por eso camino en paralelo, busco los huellas de esas mujeres y en esta ruta me busco a mí misma.

Voces de Mujer (*) Es el espacio donde se ensartan diferentes relatos a partir de las propias voces de sus protagonistas, trascritas por una mujer que descubre los rastros que ellas han sembrado en la historia, intentando el rescate de lo inédito de sus vivencias, y al mismo tiempo exponiendo las emociones que de tal comunión se desprenden.


El duelo que esta i ncluido en esta sinópsis puede servir para la introducción como aclaratoria del por qué  de la temática sobre las mujeres y el empeño por rescatar esas voces.