EL REENCUENTRO

16 abril, 2011


ENSAYO TEATRAL

(El Reencuentro)




 Elenco .

Princesa Valiente

Heliotropa





Epoca , año 2000.

 

ACTO PRIMERO

 ESCENA I

Una salita,  en ella de pie mirando por la ventana, una joven. Se  abre la puerta y da paso a una señora de la tercera edad vistiendo traje de chaqueta con piel en el cuello, y sombrero de fieltro con un nido donde puede empollar cualquier ave.

Ambas se enfrentan y la señora tirando la maleta al suelo y con tono histriónico, se lanza sobre la aturdida muchacha,

-¡Hija de mi corazón!¡Tormento de mis días! ¡Luz escondida durante tanto tiempo¡ Mi Princesa Valiente

La joven toma distancia y responde:

-¿Escondida yo? Si la que te esfumaste fuíste tú, ¡desapareciste de la mañana para la tarde sin previo aviso, y sin dejar ni una nota de explicación¡

-¡Pero hija! Todo fue un malentendido, yo dije : -¡Hasta pronto!- Y ustedes por estar zambullidas  en los aparaticos enemigos del intercambio familiar,  no copiaron el mensaje.

-¡Mamá tuvimos que denunciar a la policía tu desaparición! No fue sino seis meses después que supimos que morabas en un caserío francés, ¡y qué volviendo a la “vida bucólica y primitiva con Rousseau”,  con la reina María Antonieta rodeada de ovejas, en el Petite Trianon, y saneando tu alma adolorida por ¡los tormentos del amor despechado.¡

Le Petit Trianon


¿Y es que acaso no fueron testigos del desconsiderado abandono en que me dejó tu papá? ¡Ése sí que no me explicó nada!-

Saca un pañuelo de encaje para secarse una lágrima que le chorrea por la mejilla y se deja caer en una poltrona que acusa un ruido de resortes vencidos. De pronto arruga el pañuelo y lo lanza con violencia al suelo.

_¡¿Y los gatos? ¿sobrevivieron?! No los veo, no los oigo, no los huelo!

-Bueno, digamos que sí, pero de que costó que permanecieran con vida, es una verdad irrefutable. Según les diagnosticó el “ENCANTADOR DE GATOS” (consultas telefónicas a Madrid, España), el “síndrome del nido vacío” los estaba matando, pasaron casi tres meses sin dormir y sin comer. Afortunadamente salió un nuevo alimento para felinos, una verdadera golosina y parece que con ingredientes espirituosos que los pusieron a bailar de la mañana a la noche, hora en que lloraban maullando sin cesar a la puerta de tu cuarto. Pero ¡OH! Feliz casualidad me encontré con Nilba, ¿TE ACUERDAS? La profesora de manualidades del colegio (muñeca Aquiles Nazoa) quien con sus manos maravillosas nos confeccionó una muñeca tamaño natural, siguiendo una foto tuya, y la vestíamos cada noche con tus pijamas de lanilla que trajiste de Inglaterra. Parece que guardaban tu aroma porque allí, al lado de la muñeca, se acunaban los tres y ¡noches felices! Hasta hoy. Ahora, prepárate, pues han perdido la línea y han engordado yo diría que exageradamente.

Sale de la habitación y regresa con un gato monstruoso en los brazos.

(Nota: se adjunta foto para buscar uno parecido o mandarlo a hacer por Nilba a fin de que aparezca en escena).)

-Mamá¡¡¡¡¡¡ ¿qué te pasa, qué tienes? Reacciona.

Heliotropa ha caído largo a largo en el sofá, aparentemente ha perdido el sentido, y respira con dificultad.

Princesa Valiente, empieza a dar voces pidiendo auxilio, nadie acude, busca un abanico y un vaso de agua, le lanza el líquido a la cara y la abanica. Heliotropa va reaccionando pero suspira y comienza a llorar: 

-¡¿Cómo es posible?¡ ¡Me malograron a los mininos! ¿fue acaso una venganza? No es justo que hayan pagado unas criaturas inocentes por mi pecado de abandono¡¡¡¡¡

-Me parece que debías empezar a explicar tu conducta tan desconsiderada que raya en la de una madrasta o de una bruja, antes de la que corresponde a una madre, rol del cual siempre te ufanaste, poniéndote de ejemplo.

-Pero Princesita Valiente ¿qué te ha sucedido? Tan asidua a tu mamá, tan comprensiva, ¿cómo es que ahora me atropellas? ¿Qué me fui a recuperar de los golpes recibidos? ¿Qué caí en brazos de Rousseau cautivada por su filosofía pastoril, basada en la bondad humana; que fui en busca de amigas a “lo María Antonieta” para vivir con ellas el recate de las virtudes de la Reina que tan cruelmente fue ejecutada, sin tomar en cuenta su arrepentimiento y el desecho del lujo después que se entregó a la vida campesina , cultivando, pastoreando…….(Continuará).