CEMENTERIO DE MUÑECAS

2 julio, 2012



Hablar de niñas y  pensar en“muñecas” creo que es un hecho coherente

_¿Todavía?

_ No lo sé, lo era en mi época, años 40 y 50, lo era durante la infancia de mis hijas, 1960, 1980.

Tuve mala suerte con mis muñecos preferidos, terminaron  precozmente lisiados sin remedio. Se trataba de una muñeca vestida de campesina italiana que me trajo el Niño Jesús; trajeada con falda de tafetán a  rayas , delantal  de algodón blanco con graciosos bordados, blusa de  organdí con manguitas bombachas rematadas en encaje; zapatos y medias, y ropa interior. En uno de mis intentos por ponerle las bragas luego de su rutina en la vasinilla, una de sus piernas quedó en mis manos. Y el bebé de celuloide, René, comprado en Paris en nuestro viaje de 1949, ataviado con braguita de seda azul arruchada en nido de abeja, perdió sus brazos al recibir un estrechón de una vecinita que venía a jugar conmigo.

Los dos cargaron sus miembros con pegostes de adhesivo que yo como improvisada cirujana les colocaba una y otra vez, la pierna en el fémur, los brazos en los hombros. Las operaciones no duraban ni una sesión de juego, después de cargarlos, meterlos en el coche, sentarlos en su mecedora, o  en su sillita de comer, las extremidades se aflojaban y terminaban colgando. Yo no me conformaba con sus impedimentos, pero mamá lírica y consoladora, siempre me esperanzaba con que ya aparecería una clínica para muñecas. S i ésta llegó a existir, nunca lo supe, el hecho fue que mis muñecos continuaron mutilados de por vida y nuestros juegos e historias cambiaron dado los desgraciados accidentes.

Hace unos días me sorprendió en una calle solitaria de la urbanización Chuao, un viejo camión  con barandas

 de madera estacionado, portador del más extraño cargamento: multitud de viejas muñecas sucias y rotas, amonto

nadas o colgando de las barandas. El aspecto era deprimente: el deterioro y la suciedad de las infelices provocaba una extraña sensación, porque además no parecían arrojadas sin objeto, sino al parecer, conformando una especie desordenada de exhibición.

Mi curiosidad superó la discreción y la cautela; me detuve y desparpajadamente interrogue al viejo y sucio conductor que había descendido del vehículo.

_¿Y esto qué es? ¿Una clínica de muñecas?_ mi angustia infantil insatisfecha continuaba ahí.

-No mi Doña¡¡¡¡¡ _respondió festivo.-Esas son las que me acompañan, a mi no me pasa nada malo, no me para un fiscal, ni existe alcabala que se meta conmigo.

Y seguidamente comenzó a mostrarme sus ejemplares predilectos, desnudos,  algunos  con las extremidades incompletas , y de todos los tamaños.

-Mi Doña ¿usted conoce al · “feto”?  –y de inmedaito extrajo del  montón un bebé  de goma inmundo.-Mírelo, mírele

 las arrugas- y lo volteaba para enseñarme la espalda del muñeco – un feto, es  un feto.

Yo reconocí en aquel cuerpecito de goma arrugada al bebé que  nunca me compraron a  pesar de mis ruegos,  se llamaba “el bebé carnita” y se le publicitaba como un recién nacido auténtico.

Me despedí y me monté en mi carro, una sensación de repugnancia me invadía y la sentí durante el resto del día.

Hoy, indagando en internet en busca de imágenes de muñecas, me he topado con una inesperada revelación: La isla de las muñecas, en Xochimilco, México, es una exhibición enorme de muñecas en todos sus estadios de vida y condiciones físicas, colocadas en ranchos, árboles, techos de viviendas precarias, colgando por doquier. La historia sobre la atípica colección se refiere a uno de los habitantes de la isla que se dedicó a recolectar todas las muñecas desechadas de los pueblos vecinos, para protegerse de fantasmas y espantos que solían rondar y atacar por la isla.  Entonces recuerdo las palabras del viejo del camión, y me pregunto: acaso  ¿las muñecas “muertas”, son hadas defensoras contra el peligro y el acoso de espíritus perversos? ¿Era esa la función que cumplían durante los  viajes del anciano? Sin duda protección contra fiscales y alcabalas, y…no sabemos frente a quienes más.

 No lo hubiera imaginado pero las fotos de la isla que impresionan por parecer un cementerio o un lugar de sacrificio, hablan de un culto muy fuerte que de hecho se cumple y cuenta con devotos visitantes, pero al mismo tiempo la isla es percibida como un espacio siniestro que causa terror a muchos.

Muñecas Tristes 

platinada colgando

fingiendo una sonrisa 

lágrimas sucias

Anuncios

CARTA A UN AMIGO

1 julio, 2012


CARTA A UN AMIGO

 

En tu correo me hablas de “sabiduría” y del “apreciar cada instante de nuestra vida y disfrutarlo en su verdadera esencia”.

Tus palabras me llevan a reflexionar: Ciertamente los años que vamos sumando no constituyen un tiempo vacío, al contrario, son la acumulación de experiencias que en la medida en que hayamos sido capaces de “elegir”, determinan nuestro crecimiento y maduración para dar forma a nuestro camino, y de esa manera disfrutar de la esencia de la vida que nos ofrece la posibilidad de ser creadores con un sentido más trascendente que el mero “imitar a los demás” como monitos de circo; y que no es otra sino la libertad de ser nosotros mismos antes que frágiles canoas a merced de la corriente. Esto me hace recordar un pensamiento de J. Ortega y Gasset:

“Solemos llamar vivir a sentirnos empujados por las cosas, en lugar de conducirnos por nuestra propia mano”.

Recibe mi gratitud y el afecto de siempre,

 

Eleonora.

30 junio, 2012


HACIA UN SABER SOBRE EL ALMA

 

Soy cuerpo…soy espíritu…

¿Por qué ahora quiero acercarme al alma, permanecer en ella, en “mi alma”, para aprehenderla con un impulso cognitivo, curioso, que logre leer en sus terrenos y en sus cicatrices, la verdad, mi verdad?

Para comprender el recorrido trazado hasta hoy y la anatomía donde se sucede la acción: las emociones que tiñen con sus fluidos las decisiones, mis elecciones, y que en fin, conforman el mapa existencial que dejo grabado a mi paso.

Siento que es un espacio que voy abordando como resultado de una inquietud que surgió desde siempre: primero, precariamente con interrogantes e intuiciones aisladas que no lograban establecer una red de vínculos orientados a forjar el entramado de un tejido armonioso, coherente.

Pero hoy veo cómo las hebras se han ido hilvanando, y que si soy perseverante en ese indagar y en develar  la sombra con la que he tapado baches y heridas, corro la cortina cómplice de la oscuridad, y entonces la luz descubrirá lo escondido, olvidos y negaciones que han permanecido en el negro abismo de la inconsciencia.

Cuando la claridad ilumine aquello tan temido, aspiro que el dolor y la verdad serán la fuente liberadora que borrará los demonios que han torturado mis días y que me proyectan críticamente sobre los otros, en quienes descargo mis propias faltas, cegada por vendas y antifaces perversos.

Y entonces deben desaparecer las máscaras representantes de las fingidas personalidades que he confeccionando y que me hacen lucir con una prestigiosa imagen, ostentosa de virtudes ficticias, ocultando mis debilidades y pecados.

Así, con la autenticidad de la mano,  podré alcanzar los territorios de la paz porque esa virtud, ha de permitime perdonar y perdonarme.



Como justificación a mi PEGA-PEGA con las telenovelas y respuesta a las críticas que recibí, les expuse que éstas me brindaban materia importante para establecer una serie de categorías analíticas que definen el tipo de relaciones sociales y los estereotipos  que  representan los actores en ese medio  Es decir, los creadores de argumentos, personajes, situaciones, entorno social, etc. manifiestan en la televisión latinoamericana, una serie de semejanzas (en unas más en otras menos) que queremos  destacar, yendo de lo más general a lo más concreto:

I

Historias donde las relaciones amorosas de los protagonistas, siempre se ven contrariadas y perseguidas.

Y son motivo para la oposicición y la separación de las parejas:

Las diferencias de clase:  Es una de las causas más frecuentes para generar la ruptura de los novios, uno es rico y la otra es pobre, y viceversa.

La existencia de alguna afrenta  ocurrida entre las familias, que se arrastran desde el pasado y que luce como imperdonable. El miembro de una estirpe que ose enamorarse de alguno de la contraria, pasa a ser rechazado por traidor.

Esta situación  trae como consecuencia que las prohibiciones obliguen a los enamorados a las relaciones escondidas, siempre martirizados por la ansiedad y el miedo a la desobediencia y al castigo, y en vilo acudiendo a las citas secretas y sorteando peligros.

Y entonces uno se pregunta: ¿Por qué la inclinación a plasmar las dificultades del amor o el amor como algo tan difícil de alcanzar?  ¿ Es una manera de atraer espectadores?

Debemos considerar que las telenovelas se ubican en el estilo del “melodrama” …”cuyos aspectos sentimentales, patéticos o lacrimógenos están exagerados con la intención de provocar emociones en el público”. (en Google)

Sin duda que sí, y no es un fenómeno de nuestros siglos televisivos: ¿acaso la literatura no está llena de obras cumbres donde los amantes pierden sueños y vida en la persecución del amor ideal y de los amores prohibidos?  ¿Y la mitología no se desborda en hazañas de dioses y hombres amando, salvando, raptando y exaltando a mujeres y diosas? ¿Y la Opera no ha llenado los teatros en los últimos siglos con espectadores deseosos de cantar y llorar con las tragedias de los amores imposibles signados por la muerte y la separación?

Así pues ¡¡Cómo nos atraen y nos conmueven estas gestas en pos de la realización del amor!! en todos los ámbitos creativos, porque si no los autores no acudirían con tanta insitencia a estos temas a pesar de ser tildados de cursis. Podríamos deducir que este estilo sintoniza con fibras íntimas  de los sentimientos y provoca emociones inconfesables, la gente no revela que se interesa por el ¿qué sucederá ahora?  y que se conmueve con las penas y sufrimientos de los personajes.

Romeo y Julieta

Abelardo y Eloisa

 Tristán e Isolda

Personajes que intervienen en el destino de los protagonistas

-No falta en alguna telenovela la figura de la villana encarnada preferentemente en la madrasta  que conspira contra sus hijos postizos hacia quienes siente generalmenete aversión y envidia. Y la suegra, o posible suegra, no se queda atrás frente a una boda que ella no admite.Pero también la intrusa aquella que desea al hombre ajeno y con la intención de conquistarlo, crea con ello rupturas, penas y lágrimas. Todas mujeres ambiciosas y dominantes, entre las cuales cae también a veces alguna madre que considera suya la vida de sus hijos y entonces, contra viento y marea, toma las decisiones por ellos.

Estas agentes de maldad aparecen como todopoderosas porque para ellas no hay imposibles, sus armas signadas por la ausencia de escrúpulos, son la manipulación, la intriga, la mentira, la calumnia.

La villana rival con frecuencia, aparece embarazada o lo finge, y cómo el galán en algún momento pecó, incapaz de sustraerse del hechizo, o preso de los efluvios del alcohol, se sacrificará con honor y responsabilidad por un niño que muchas veces no es de él,  o  simplemente que no existe, pero que una caída oportuna o una malacrianza, una vez logradas las nupcias,   vendrá a transformarlo en un patético aborto.


La villana

El amor y la bondad 

Frente la amenaza que significa la maldad de la villana, aparece siempre la figura de la Nana, niñera, cargadora de alguno de los protagonistas, cuyos desvelos se extienden desde al nacimiento hasta la adultez, cuando estará velando por proteger a sus “hijos de crianza”. Pero la Nana no podrá siempre salvarlos de las turbias intenciones porque en la telenovelas existe siempre un secreto crucial, y el cofre de ese patrimonio clandestino lo guarda La Nana, quien es baluarte fiel a su promesa de silencio. Por eso en los momentos culminantes, su mudez prolonga la angustia, en los instantes en que su confesión aclararía todo, pero ¿qué?, entonces no tendríamos más telenovela, terminaría el suspenso que es quien nos mantiene pegados a la pantalla.

La Nana representa la obediencia, la sumisión y el sacrificio, por eso no en balde nos encontramos con su nombre que refleja el espíritu de su misión: Martirio, Paz, Cruz, …

La Toya

Incongruencias

Resulta llamativo encontrar en algunas telenovelas de hoy, y referidas a nuestros días en ambientes urbanos, la aparición de mujeres rebeldes y liberadas que deciden sobre su vida, pero…pero…hasta que surge la figura del padre poderoso, déspota, deshonesto y de trácalas a todas luces, exigiéndoles obrar según su criterio bajo amenaza de botarlas de la casa y no considerarlas más sus hijas. Y no pareciera que su obediencia al padre en estos casos se deba a la amenaza, sino que existe una admiración y una ceguera para percibirlo, aunque aquel llegue a abusar con la mentira en perjuicio de los intereses de sus hijas. Entonces tendríamos que caer ya en el terreno de los complejos para entender actitudes masoquistas  frente al sadismo al cual puede llegar el agresor. En Niña, Amada Mía el padre  engaña a su hija que mantiene relaciones con un “caballerango” diciéndole que ambos son hermanos, la Nana que sabe la verdad,  calla.

Niña, amada mía


Muy querida Eleonora:

Nada me ha sido más grato que verte el domingo en la presentación del libro de Helena y recibir tu entrañable correo del pasado lunes. Me he emocionado mucho al leerlo al constatar que papá también puso en ti los detalles del amor de sus padres. Allí, por cierto, nace nuestra relación familiar que se ha visto aumentada con la unión que tú y papá crearon y compartieron y que tu cariño nos hace recordar con tanta alegría en cada ocasión que tenemos contacto.

Gracias por haber ido al acto. Eres muy especial para todos nosotros. Además, a la tía Luisa Mercedes le diste un gran gusto. Me comentó mucho que le habia encantado verte y que estuvieras allí en ese acto tan familiar y a la vez público. Como sabes, la traducción y difusión del libro de Helena fue su proyecto y ha sido para ella una enorme satisfacción haberlo logrado y haber podido presentarlo, entre familiares y amigos, en Caracas.

 

He querido compartir tu correo  con mis hermanas y Carlos Enrique, pero por esos misterios de la informática, lo he perdido, por lo que te voy a rogar que me lo envies de nuevo.

Mil besos,

Eloy.


De Eleonora Gabaldón

Para Eloy Anzola E

22 DE ABRIL DE 2012

Con motivo de la presentación del Libro de Helena Seydoux

LAS MUJERES Y LA OPERA

22 DE ABRIL DE 2012.

Querido Eloy:

Disfrutando aún los momentos vividos en el precioso evento que, al presentar el libro de Helena, retrató exaltándola, la ruta femenina “Anzola Montauban”, donde la sensibilidad y arresto de esas mujeres hicieron posible, desde la siembra del arte en sus espíritus (efectuada por Luisa) hasta la edición en español de una importante obra que requirió, no de una traducción literal y fría , sino que reprodujo “el tono” con que la autora la escribió, (apuntado por Michelle Ascencio refiriéndose al trabajo de Luisa Mercedes) y que intuimos exige una comprensión sensible de los textos.

Me encantaron tus palabras que recogieron desde el arribo del “general andino” y la siguiente “ épica amorosa”, haciendo así referencia a la fundación de esa estirpe con rasgos tan especiales.

Siento a tu papá (seguramente presente) conmovido ante el renacimiento de la historia de la familia a través de tu sentida intervención que escogió los “momentos estelares” , aquellos que a él tanto le conmovían.

Yo siento que viví un acontecimiento que se sale de los parámetros convencionales, que mueve nuestras emociones, y que sustentado sobre la sabiduría que brota de la solidaridad familiar , supo brindarnos un rato cargado de amor y de historia, y que por supuesto me conectaron vívidamente con el inolvidable Eloy quien me regaló importantes encuentros con Helena que creo, significaron para los tres, una comunicación de gran riqueza.

Con la impaciencia de comenzar una lectura que suponga plena de interés y belleza, me despido enviándote mis felicitaciones y el gran cariño de siempre.

Para Beatriz y los morochos afectuosos recuerdos y la esperanza de acercarme en algún momento por “vuestro nuevo emplazamiento”, ya que tengo tres de mis queridos sobrinos y sus respectivas proles, invitándome incansablemente desde hace varios años, me resulta difícil continuar indiferente ante tanta insistencia.

Recibe todo mi afecto,

ELEONORA.

 

 

3 mayo, 2012


 

CARTA A BARCELONA

3 mayo, 2012


CARTA A BARCELONA

(A mis lectores: perdonen la tardanza, fue 17 de abril que anuncié la carta que sigue.))

Queridos hijos (hijas y yernos).

Mis queridos todos, viajeros por “la Cataluña, tierra de mis primeros maestros”, innovadores en  la Venezuela del año 1947, en la aplicación de la “pedagogía Montessori”.

Agotada después de 34 horas sin dormir, y desde una fallida cura de sueño, (Clìnica EL Pedregal) paso a relatarles mi aventura romántica de la madrugada próxima pasada.

He aquí que tuvimos un gran apagón a esas horas, y justo al regresar la luz, una bulla de chillidos en la puerta de mi cuarto me permitió ver a los tres gatos, mis consentidos, que en ademán defensor de su dama se enfrentaban a un “Romeo” que pretendió seducirme. Me lancé a la puerta en el momento en que mi “conquista” abordaba el cuarto, pisando mi fino pie sin zapatilla, y se escondía detrás del mueble de la TV,  dejando a su paso (más bien carrera) una estela de exótica colonia (Agua de Príncipes), que por muy poco me envenena, gracias a su aroma realmente fétido.

¡Se imginan todas las emociones contradictorias que atraparon mi frágil corazón! ¿¿¡¡Cuánto tiempo sin un galán en mi alcoba?!! y nunca me imaginé tener “Tres Mosquetero-as gatunos, blandiendo sus espadas a favor de mi honor”.

Hoy ya no sé, si me halaga la “abortada conquista” después de una soledad de décadas, o si me deprime “el porte de mi enamorado” .

MARSUPIALIS DIDELPHIDAE

Mi frustrado príncipe

Asfixiada por el “aroma” antes aludido, y aterrada por la impresión de dormir con aquella compañìa tuve que despertar a Valen a aquellas horas, para pedir consejo. Ella muy práctica respondió.

-Pues ¡¡sácalo del cuarto!!!

Yo gimiendo, imploré:

-¡¿Pero CÓMO?!

-PRIMERO. ENCIERRA A LOS GATOS PARA QUE NO INTERRUMPAN LA OPERACION y LUEGO, !¡¡¡¡¡¡CON UNA ESCOBA!!!!!

ASÍ FUE QUE ENCARCELÉ A LOS FELINOS, TREPÉ

A UN TABURETE PARA CAMBIAR LOS BOMBILLOS DEL “APLIQUE” DE MI MAMÁ, QUE ESTABAN QUEMADOS, (ya había regresado la luz, ¿afortunadamente! Y ASÍ PODER APUNTAR AL ROMEO AGAZAPADO TRAS EL MUEBLE. LANCÉ LA ESCOBA, GOLPEANDO EN EL LOMO CRISPADO DE LA ALIMAÑA, QUIEN CHILLÓ COMO UNA SIRENA (NO DEL MAR) SINO DE AMBULANCIA O POLICÍA , LA MAS CHILLONA.

LUEGO CAÍ DESMADEJADA EN MI LECHO, PARA LEVANTARME APRESURADAMENTE A PERFUMAR LA RUTA DEL ANIMAL Y ASÍ PODER RESPIRAR.

TODOS LOS OFF, BOTELLAS DE CLORO, SANPIC, ROCIO, FULLER, SE DERRAMARON COMO CASCADA MULTICOLOR SOBRE LA RUTA ALCOBA-LAVANDERO; POR ÚLTIMO CURE MI PIECEISITO RAJUÑADO POR AGUDAS GARRAS QUE AL CORRER DEJARON SURCOS PROFUNDOS EN MI EMPEINE DE PRINCESA.

COMO VERÁN LA HOSPITALIZACIÓN SE HIZO IMPERIOSA, DESDE ALLÍ LES ESCRIBO, DESPUES DE HABER RECIBIDO A TODO EL CUERPÒ CLINICO QUE PASA A VISITARME PARA CONOCER DEL EXTRAÑO ROMANCE ENTRE “MARSUPIAL” y ANCIANA SEPTUAGENARIA. YO NO HE DADO DETALLES PARA QUE MI GALÁN QUEDE ENCUMBRADO, CUAL PRINCIPE ENCANTADO CUYA BOCA PRESIONADA POR LOS LABIOS DE UNA PRINCESA, QUEDO LIBRE DE HECHIZO, Y HOY EN DÍA PIDE MI MANO, PERO NO ENCUENTRA A QUIEN: NI PADRE, NI MADRE, NI HERMANO, NISIQUIERA HIJAS, O YERNOS, (ELLO VIAJAN POR LA PENÍNSULA IBÉRICA) .

MIS FELINOS NO CLASIFICARON LUEGO…..???????    NO HUBO QUIEN RECIBIERA LA PETICIÓN,

HE AHÍ MI TRISTE HISTORIA: SOLTERONA EN LA VEJEZ, POR FALTA DE QUIEN CONCEDA MI FINA EXTREMIDAD.

LOS QUIERO “HARTO” COMO DICEN LOS COLOMBIANOS DE MIS TELENOVELAS

Su Madre y Suegra que los adora

 

Eleonora

INTRUSOS

17 abril, 2012


MARSUPIALES A LA MEDIANOCHE

 ¡Todo vuelve! He aquí que hemos regresado  ¡¡sesenta años atrás!!  A finales de la década de los años 40, cuando gobernaba en nuestro país el Partido Acción Democrática por primera vez,  sufríamos de los famosos  “apagones” que nos llevaron a usar con frecuencia lámparas de querosen para alumbrar dentro de nuestras moradas en horas de la noche

Pues sí,  habiendo llegado al año 2000, más una década, nos vemos sorprendidos por apagones a cualquier hora, con el agravante que de que dependiendo hoy en día mucho más de la energía eléctrica, no son pocos los apuros que pasamos y los contratiempos en el hogar, por no mencionar los desastres en los sitios públicos. Tampoco contamos con la seguridad del líquido precioso que calma nuestra sed, que nos permite asearnos, cocinar, mantener al reino vegetal, etc…y pare de contar, porque supuestamente protegidos por el hidroneumático para enfrentar las escasez de aquel,  resulta que éste depende de la energía ausente. Y todo no se queda en tales carencias porque poseyendo aparatos tan sofisticados como los frízers que abarrotamos de reservas alimenticias para no pasar hambre, dada la incertidumbre de lo que pueda ocurrir en este país donde la sorpresa y lo inverosímil es el pan nuestro de cada día, resulta que nos vemos en estas circunstancias arrastrados por los mares que fluyen de tales artefactos eléctricos, que llevan consigo la sangre de los animales domésticos sacrificados para nuestra alimentación, las reservas de hielo y todo aquello que brota de los paquetes congelados y de los vegetales conservados en el frío para su preservación, total ¡ un caldo de desechos!

Si por una mala suerte hemos salido por más de algunas horas, entonces lidiamos con la inundación, y toca cocinar de urgencia un montón de kilos de carne ya que no se pueden  re-congelar por aquello de las salmonelas,¡ entonces ¿a la basura?! ¡No por Dios! ¡Qué pecado! Y por supuesto hemos de atajar todo lo que va manando, de modo que de coleto en mano sea la hora que sea.

Ahora les contaré las peripecias que tuve que pasar en uno de estos apagones, es el contenido de una carta que dirigí a mis hijos para compartir con ellos mis angustias y frustraciones. Todo ocurrió en una noche de apagón en que habiendo corrido el río que salía del frízer en dirección al  patio de lavar, atrajo hacia dentro de la casa un singular intruso. (CONTINUARÁ  en CORRESPONDENCIA Carta a Barcelona)).


SUEÑOS

(auxilios del alma)

Si acaso es verdad que soñar es algo intrascendente que se olvida antes de despertar, ¿cómo es posible que la palabra  “sueño” sugiera ilusiones, anhelos y esperanza,  universos fantásticos o bien catastróficos?

Yo me resisto a creer en aquella opinión porque yo disfruto o sufro intensamente el soñar aunque tenga que someterme luego a la frustración o al alivio, una vez roto el hilo onírico pleno de episodios estrafalarios, escenas fantasmagóricas, momentos ardientes, o de exitosas hazañas.

Ser otro, justo aquel que llena las virtudes de las que carecemos, que nos trasforma y nos lanza a una vida, ésa que nos hemos prohibido en la medida en que aceptamos las órdenes de los demás.

¡Cómo sufrimos en aquellos momentos en que el inconsciente nos empuja a enfrentar nuestros fantasmas y demonios que, agazapados, han aguardado para luego saltar dispuestos a estregarnos nuestras mentiras y disimulos que ensombrecen nuestra conciencia,

¡Cómo nos esmeramos en recuperar el sueño interrumpido, la historia truncada, la imagen disuelta¡ y a veces lo logramos, otras no, quedan sepultadas en un abismo vacío, inabordable.

Tengo que confesar que, a partir de mis sueños, algunas veces he conquistado la visión de una meta y de la imagen innovadora de una mujer capaz de alcanzarla;  he sentido una fuente de valor que al día siguiente me empuja con energía a desbaratar al miedo paralizante que me apoltrona en una silla de ruedas y me dona un par de muletas como limosna provisional.

Cuando tenemos temor de mirar en nuestra psique, obviamos que los sueños son herramientas útiles que nos dan pistas para comprender nuestro sentir y proceder.. A veces apenas llegamos a percibir imágenes que en apariencia no trasmiten nada: el ejercicio continuo de observación interior, unido a las claves que los sueños nos aportan, nos ayudarán a descifrar símbolos cargados de mensajes, luz a nuestra oscuridad  En la palabra de Jorge Luis Borges:

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

 

C